Consejos para preparar una buena taza de Capuchino

Si te parece útil ¡compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

Taza de café capuchino

El capuchino es el café predilecto de mucha gente. ¿Te encuentras entre ellos? Si es así, enhorabuena, porque has llegado al lugar indicado para aprender a preparar el Capuchino perfecto. Y si no, pues también, porque siguiendo estos sencillos pasos tal vez cambies de opinión.

Aunque se puede preparar un buen Capuchino con otros métodos, como con una cafetera italiana, por ejemplo, aquí os vamos a enseñar a hacerlo con una cafetera express, y concretamente con las que tienen vaporizador incorporado.

Lo primero que hay que dejar claro es que las proporciones son muy importantes para conseguir un buen resultado. Si preparamos aproximadamente 150 ml, 30 ml corresponderán al café espresso, y el resto estará dividido en partes iguales entre leche líquida y crema de leche, es decir, 60 ml de cada. Lógicamente, estas cantidades se pueden variar un poco, aunque no demasiado si queremos permanecer fuel al más tradicional Capuchino italiano.

Comenzamos la preparación llenando la jarra de metal que normalmente utilizamos para la leche aproximadamente en torno a un tercio de su capacidad. La leche si está fría, mejor. Luego accionamos el vaporizador por un breve instante, con el fin de que se expulsen los restos de agua que puedan quedar.

Posteriormente, introducimos la varilla del vapor en la leche y volvemos a accionarla. Entonces veremos como se va creando la espuma y el nivel de la leche comienza a subir, y nosotros simultáneamente debemos ir bajando poco a poco la jarra, pero sin que el vaporizador llegue a salir a la superficie. También podemos inclinarla, y de esta forma se creará un pequeño remolino. Si es así, lo estamos haciendo perfectamente. No es difícil, pero puede que necesites varios intentos hasta pillarle el truco.

Si la cafetera tiene medidor de temperatura, calentaremos la leche hasta que alcance más o menos los 65º. Si no, debemos hacerlo a ojo, calculando cuando está lista. Este momento suele ser cuando vemos que el nivel de la leche se ha duplicado con respecto a antes de empezar a calentarla.

Ahora podemos compactar un poco la espuma que hemos creado. Para ello podemos golpear suavemente la base de la jarra contra alguna superficie. ¡Pero cuidado que quema!

Ya solo nos queda agregar la leche a la taza de café espresso que hayamos preparado, comenzando a verterla en el centro y luego realizando círculos hacia fuera para que quede bien repartida por toda la taza.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda. Y si es así, podéis compartirlo con vuestros contactos con estos botones de aquí abajo :-). ¡Que disfrutéis de vuestro Capuchino!

Si te parece útil ¡compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on Pinterest

One Reply to “Consejos para preparar una buena taza de Capuchino”

  1. un Capuchino bien preparado es una delicia, yo, tengo el modelo de ufesa con vaporizador, la ck7355, al principio no lo usábamos mucho, pero una vez lo probamos y vimos los resultados, se convirtió en la opción preferida por todos en la sobremesa. Con estos consejos, conseguirás una taza de un sabroso Capuchino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies